Nos mintieron… lujo es la vida.

Sigo buscando en la gente eso que nos hace sentir

que todo esto merece la pena

y -por curioso que resulte- descubrimos

en las experiencias más extrañas.

Para eso sirve la vida, para hacernos sentir

tan frágiles como vulnerables

tan inseguros como indefensos a esa partícula del mundo

que llega para instalar el caos.

Guerra en nuestro cielo.

Este es el idioma que eligen las cosas cuando no tienen voz,

las maniobras del universo cuando quiere llamar la atención,

y nos muestran que bajar la basura,

pasear al perro, hacer un recado para alguien,

cantar desde el balcón sin que moleste a nadie,

y sentirte  parte de un orquesta callejera

es echar de menos los abrazos, conversaciones frente ojos

cafés con manos cruzadas sobre la mesa

colocar el pelo detrás de la oreja

reír con carcajadas que pespuntan la vida

haciendo ojales a la tristeza,

para pasar botones como bengalas en días de fiesta.

Tenemos que escuchar al mundo,

porque nos está diciendo algo…

Nos contaron lo que era lujo.

Pero nos mintieron.

Lujo es que te abracen, no dormir en un hospital,

es amar a alguien y llenar el sexo de amor,

es prescindir de una llamada telefónica, whatssap, mail

y elegir los abrazos, los besos,

bailes descalzos en el suelo.

Lujo es salir a correr por la calle,

en la playa, por el campo

es cocinar; invitar a tu gente querida a un arroz;

brindar con vino.

Soplar velas. Pedir deseos.

Lujo es bañarte en el mar.

Escuchar una canción.

Tener amigos. Preocuparte por ellos; quererlos.

Lujo es reír, curar heridas, ir a un concierto,

Es acordarte de lo que es realmente imprescindible

e imprescindible.

Nos está invitando a quedarnos en casa

para salvar vidas, las nuestras, las vuestras, las suyas.

Que se nos olvide…. lujo es LA VIDA.

 

_____________________________________Rosa Vidal Ross.

Copyright ©

 

 

 

 

Mientras despeinas mi cama…

Tú, haz la maleta. Mete en ella, risas y tus secretos -los pequeños cielos y grandes infiernos- escondidos en tus bolsillos.
.
Mételo todo. Azules días para cubrir días grises.
.
Quédate a solas. Sin ruido. Te miro -de reojo- e invento palabras y cosas – ya inventadas- solo para hacerte reír.
.
Tú, siente. Deja a las emociones que honestas, sean -cuando tú no lo seas- que tus sensaciones guíen y enciendan farolillos rojos, en noches sin boca ni luna.
.
Enciende estrellas, mientras te desnudas.
Enamórate, tantas veces, como el milagro sople de nuevo en tu nuca. Y te acaricie.
.
Tú, entra de lleno. No a medias, ni por tramos. No con prudencias o recelos. Entra, como lo haces en el mar, una calurosa tarde de julio. En agua caliente de ducha, una fría mañana de febrero.
.
Tú, ama. El amor no se explica.
No se entiende ni planea.
No se negocia ni averigua.
.
Te enamoras hasta las trancas,
la médula, el cielo… o no te vale.
.
Tú, baja cremalleras de deseos escondidos.
Abre ventanas y vestidos.
Sube persianas y miradas.
Levanta cortinas y faldas.
Rompe camisas y ropa interior.
Despeina camas y deja que despeinen la tuya.
.
Tú, vacía la maleta y saca lo -más bonito- que llevas.
Déjalo en otros. En otras.
Te lo digo yo, que lo voy a dejar en ti.

_____________________________ Rosa Vidal Ross

Copyright ©

En el cuarto tequila.

Las personas más que otra cosa en el mundo necesitan ser queridas, perdonadas, valoradas, amadas, revividas y cuidadas. Protegidas. Escuchadas.
Nunca eches a nadie. Al menos, no antes de saber cómo llegaron las cicatrices a sus zapatos.
No antes de conocer qué camino recorren ni con que cuchillos afilaron sus heridas a cambio de mapas en busca de tesoros canallas.
No conoces en qué estaciones sus maletas les abandonaron a ellos.
Si su viaje al arcoiris terminó en el jodido infierno. Si se quemaron antes ellos por evitar que lo hicieran otros.
Antes de enjuiciar, sentenciar, lapidar, mírate de piel pa’dentro y busca agujeros en el forro de la chaqueta que tantas veces a calentado tu alma.
No sabes nada de sus callejones sin salida, de sus tardes frías y solitarias. De sus despensas con latas caducadas que nadie quiere comer ya.
Que vas tú a saber si las cuentas no les cuadran porque siempre serán de letras y comen sopas -con ellas dentro- antes que perder dignidades en busca de números redondos.
Mírate pa’dentro -pero hazlo bien ahora que nadie te ve- a cuantos demonios tienes por enfrentar antes de hacerlo con los de otros.
Qué sabes tú de sus lágrimas; de sus largas carreteras descalzas sin nadie al otro lado esperando con sonrisas de brazos abiertos.
De la mala suerte acompañándoles hasta el cuarto tequila. De sus relojes de arena cuando les cortan la luz y solo pueden encender estrellas.
Algunas personas que encontrarás pueden esconder esta frase entre los pliegues de su corazón: “Quiéreme cuando menos lo merezca, porque será cuando más lo necesite”.
Hoy son ellos… soy yo.
mañana quizá puedas ser tú
Me quedo con ellos. Con ellas.
Con los extraordinarios.
__________________________________________Rosa Vidal Ross
Copyright ©

Si coinciden nuestras vidas.

Creo que nadie es indispensable en la vida de nadie. Cualquier persona tiene un tiempo definido -un papel esencial en nuestra historia-. Quien se va, que le vaya bien. Deséale lo mejor. Quien llega, bienvenido sea. Entrégale lo mejor de ti.
Sentimientos que mueren. Sentimientos que nacen.
Amistades que acaban; otras comienzan.
Amores marchitan y otros florecen.
Noches que acaban; días que comienzan.
Puedes elegir ser infeliz; también ser feliz. Si no recibes lo que deseas, posiblemente, aprenderás lo que necesitas. Si te cruzas en mi camino te daré lo mejor que hay en mi. Pero no me lastimes, ni me rompas. A pesar de mi aparente fortaleza, soy tan frágil y vulnerable como tú.
Si mi vida y la tuya coinciden, será maravilloso descubrir las exquisitas sincronías. Si te quedas, hazme reír fuerte, más no me retes; ya que si decides irte no me enfadaré.
Si te quedas, que el “para siempre” sea solo para este día. Mañana volveremos a intentarlo. Inventaremos principios y finales siempre que los necesitemos.

 

_________________________________ Rosa Vidal Ross

Copyright ©

Sembrando cielos.

 

Dicen que todos llevamos un dios dentro de nosotros, solo que a veces, lo olvidamos. Dicen que el viaje más importante de nuestra vida es hacia nuestro interior. Que bucear y sumergirnos en nosotros mismos – sin tener miedo de aquello que vamos a encontrar; aún a riesgo de sabernos vulnerables- nos hace comprender quienes somos de verdad. Que la valentía no es otra cosa que mirar a los ojos de nuestros miedos y decirles: vamos pa´lante. Que nuestras palabras y afectos; nuestros sueños y pensamientos, generan nuestra propia realidad, y en ella sembramos tantos cielos como alas estemos dispuestos a perder en el vuelo. Que tener los pies en el suelo también significa tener una mano en el cielo. Y así, fuimos aprendiendo lo importante que es no perder la extraordinaria facultad de maravillarse por todo cuanto nos rodea; porque la alegría de “ver” y “entender” es el don mas hermoso y perfecto de la naturaleza.
___________________Rosa Vidal Ross
Copyright ©

No te enamores de una mujer que lee.

No te enamores de una mujer que lee, de una mujer que siente demasiado, de una mujer que escribe.
No te enamores de una mujer culta, maga, delirante, loca. No te enamores de una mujer que piensa y además sabe volar; una mujer segura de sí misma.
No te enamores de una mujer que se ríe o llora haciendo el amor, que sabe convertir en espíritu su carne; y mucho menos de una que ame la poesía (esas son las más peligrosas), o que se quede media hora contemplando una pintura y no sepa vivir sin la música.
No te enamores de una mujer a la que le interese la política; que sea rebelde y sienta un inmenso horror por las injusticias. Una a la que no le guste para nada ver televisión. Ni de una mujer que es bella sin importar las características de su cara y de su cuerpo.
No te enamores de una mujer intensa, lúdica y lúcida e irreverente. No quieras enamorarte de una mujer así. Porque cuando te enamoras de una mujer como esa, se quede ella contigo o no, te ame ella o no, de ella, de una mujer así, jamás se regresa.
_Simone de Beauvoir.

Si se te olvida algo.

Si se te olvida algo, créeme -aunque no te lo devuelvan- que no sea decir “te quiero”. Si dejas de hacer algo, que no sea envolver en abrazos a los “verdaderos.”
Recuerda llenar de besos el espacio que te rodea -como ave fénix que renace en su propia hoguera- a veces no necesitamos que nadie prenda incendios en nuestro cielo; que nos bastamos solos para crear otoños donde tocan primaveras.
Da un paso atrás para tomar distancia -como flecha antes de ser lanzada y recoge la fuerza del viento- sigue con mirada serena; sonrisa de medio lado, allá donde te quieren -porque si- como única razón posible.
Que los lugares son hogares solo por las personas que en ellos plantan arroz y flores.
Guarda estrellas y prende cigarrillos que iluminen tus noches de lunas rotas; descubrirás que tras ellas siempre amanecen otras historias.
Ten fe en tus dioses -sean cuáles sean- abrirán ventanas entre tus muros de piedra.
Si se te olvida algo, que sea mandar un whatsaap, comprar un viaje o escupir al cielo. Que nunca sea decir te quiero. Ser buena gente -dar lo mejor- llenará de azules tus cielos.
Ser un estrellado colmará las despensas en inviernos. Dar amor llenará almas en febrero. Si se te olvida algo, que nunca sea decirte, me quiero.

_______________________________ Rosa Vidal Ross

Copyright ©

Lo conseguirás.

Que la pasión sea uno de los ingredientes esenciales en tu vida.
Rodéate de personas que te den su alegría, su amor; su amistad de la forma más sencilla.
Haz que tu paso en el camino de los demás esté cargado de sonrisas, abrazos; complicidad. Y cuando piensen en ti sea con deseo incontenible de volver a verte.
Los días vuelan y los momentos únicos e inolvidables son irrepetibles.
Resta importancia a problemas que no lo son.
Abre tus brazos y tu alma a todo lo maravilloso que está por llegar; no cuestiones tanto cada situación que vives, cada acción en la vida de los demás.
Ser feliz es una decisión. La tuya.
Lo que está destinado a ti -tarde o temprano- llega a tu vida. Hay personas que conocerás en forma de bendición o de lección.
Cada experiencia que vivimos nos convierte en aquello que anhelamos ser. Aunque tardamos tiempo en entenderlo.
Quizás sea mejor tener una vida llena de equivocaciones que un corazón lleno de arrepentimientos.
Sé más de iluminar que de deslumbrar.
!Este año… lo conseguirás !
_______________________________ Rosa Vidal Ross
© Copyright
La imagen puede contener: planta, árbol, césped, exterior y naturaleza, texto que dice "ESTE AÑO LO CONSEGUIRÁS"

 

Hace tiempo deje de preocuparme…

Hace tiempo que dejé de preocuparme por lo que piensan y dicen de mi, ya descubrí que la persona de quien más amor y respeto espero es de mi misma.
Me he cansado de personas banales y vacías de emociones limpias y hermosas. Ya no quiero en mi camino a los que cortan las palabras con indiferencia a golpe de cobardía y rencor; a los que tiñen mi cielo de pájaros que nunca vuelan y jamás lo harán.
Me sobran halagos que van vestidos de falsas intenciones, de abrazos que son fríos, de amigos que solo tienen el nombre y no el tesoro. De amores que olvidaron la valentía y la pasión en alguna estación sin trenes.
Ya no trato de ser coherente y lógica -dar lo que me piden- de ser tal como esperan los demás, ya no me asusta decidir -cambiar, girar mi rumbo romper el mapa- aunque en el intento me pierda en un país sin nombre.
Hace algún tiempo descubrí quién deseo ser y aún sin haberlo conseguido, me gusta mi sonrisa y el brillo de mis ojos. Sé que mi locura forma parte de mi alma y serme fiel a mi misma es el pasaporte que me lleva a tu corazón.
He comprendido que me enamoran las personas auténticas, generosas, valientes. Las que aman de verdad. Los amigos que siempre están, aunque no los vea.
Que me basta un trozo de pan con queso -cerca del mar- al lado de quien me hace reír. Un abrazo que me envuelva con la luna cuando la noche es más fría. Que me quedo con la gente de acero inolvidable -los que parecen fuertes por fuera y por dentro son amor puro- para siempre.
______________________  Rosa Vidal Ross
© Copyright

Todos estamos rotos de algún sitio.

Todos aprendemos en algún momento a “unir piezas rotas” y -mientras lo hacemos- esos trozos se convierten en una maravillosa obra de arte. Todos nos equivocamos; de ahí la bendita imperfección que nos guía a lo largo de nuestra vida. Sí lo que está en juego merece la alegría- no hay que dudarlo un sólo instante- hay que volver a intentarlo.
Existe una exquisita técnica japonesa, llamada “Kintsugi”: el arte de arreglar lo roto. El arte de hacer bello y fuerte lo frágil. Consiste en reparar objetos dañados con oro.
Después de que un objeto es sometido a esta “reparación” se transforma en una auténtica obra de arte.
En muchos momentos de nuestra vida está en nuestras manos hacer cosas especiales a partir de nuestros errores y equivocaciones. Cuantas historias entre enamorados, amigos, familia -personas que se quieren- terminan sencillamente, porque creemos que no tienen solución o “reparación”.
Todos estamos rotos de algún lado y existen pocas cosas más hermosas en el mundo, que unir dos trozos, haciendo con ellos una -pieza- historia inolvidable.
________________________________ Rosa Vidal Ross

© Copyright