Me encontrarás…

Me encontrarás en la piel de cualquier mujer, no porque la mia sea mejor, sino porque mis lunares encendian sus estrellas cada vez que tus dedos estaban allí. Me olerás en mil aromas de otras sonrísas y otros suspiros, no porque mi perfume sea el mejor, sino porque mi piel se erizaba cada vez que tu boca recalaba en la playa de mi cuerpo.

Creerás tenerme entre tus brazos cuando sean otros los que te abracen y te quieran hacer sentir, pero yo no estaré en tu cobijo como siempre y muy cerca para escuchar tu corazón, y no porque yo sea mejor que otras mujeres, sino porque cada vez que haciamos el amor nuestros ojos trasladaban al universo esas sensaciones que no tienen palabras que las describan; esas emociones que todavía nadie ha podido escribir…

Me encontrarás en la voz de cualquier sirena que en la noche acerque su canto hasta tus oidos, pero no será la mía…Y no porque la mia sea mejor que otras, sino porque mis colores y mis canciones se pintaban con tus presentes y tus promesas. Y aunque ahora ya no estamos tú y yo… siempre estaremos en algún lugar del mundo y seremos lo que fuimos cada vez que cierres los ojos y me pienses como hoy, un lunes de abril.

Te encontraré en cada beso, aunque no sean tus labios los que bese.

Anuncios

Lo que no quiero en mi vida.

Me sorprende la gente que da tan poco valor al paso de algunas personas por su vida, la ausencia de generosidad al no tener en cuenta el tiempo que otros han dedicado para su felicidad; las sonrísas, la ternura, la alegría y cada minuto que como un precioso tesoro han dejado sobre sus manos, sus días y su alma. Me estremece como hay quienes pasan página e incluso borran capítulos con la audacia de un desprecio que cabalga más rápido que el propio amor.

Se me hiela la sangre observando las aplastantes sentencias que dejan caer en el presente de quienes en un pasado recién vivido, han sido todo su universo lleno de estrellas que iluminaban más que el propio sol. No reconozco ni quiero en mi vida a aquellos que alzan a los siete vientos del mundo una bandera en la que dibujan iniciales que irremediablente excluirán a otras. El amor es siempre amor. La amistad es siempre amistad.

Somos nosotros los que vestimos y desvestimos cada sentimiento a nuestra propia elección y deseo. Así que le recuerdo a mi corazón y también al tuyo… Conoceras realmente a una persona por como te trata cuando ya no te necesita.

PD: Me encanta la gente, la vida, el amor, los amigos, el presente. Y sobre todo escribir, y al hacerlo no me olvido que muchos de vosotros que me leéis, también vivís el desamor, las decepciones, las desilusiones… Así, escribir sobre ello me acerca a ti, que ahora y en cualquier lugar del mundo te sientes así. Mi mensaje en cualquier caso es de esperanza, de seguir adelante pase lo que pase y sobre cualquier otra cosa en el mundo, creer en la gente auténtica que deja amor y amistad; generosidad y valentía en nuestra vida. Yo creo profundamente en el amor. Lo tengo presente.

Rosa Vidal Ross, 2015.

Sentada en mi playa.

Eres el sol de mi deshielo, la voz que calma mi tormenta, el abrigo suave de primavera que sabe contarme sin palabras, las historias más hermosas del mundo. Déjame decirte que inventé mil locuras para hacer con nuestro amor un desafío al cielo y al infierno. Que despierto en mitad de la noche y si no estás a mi lado, siento que respiras en cualquier noche del mundo… y eso es más que suficiente para saberte mio. Para saberme tuya.

Arrancar las hojas del calendario y hacer con ellas los poemas que ahora escribo, recorrrer con mis dedos las horas del día a la espera de su amnesía y de la dulce travesía que te traiga a mi lado de nuevo. Aunque la verdad es que nunca te has ido, porque nadie a quién se ama de verdad se marcha definitivamente de nuestra vida.

Así pasen todos los vientos, todas las tormentas y deshielos del universo, que un sólo rayo de sol pintará tu nombre. Que un sólo pétalo llevará prendido el jardín en el que perderme contigo. Durante mucho tiempo he escuchado a mi mente, ahora quiero dejar hablar a mi corazón. Ve donde quieras y sumérgete en todos los océanos y mares…que yo te esperaré sentada en la arena de mi playa.

Si me observas despacito.

Si te fijas detenidamente, verás que soy infinitamente feliz cuando tus brazos se convierten en lazos suaves y firmes alrededor de mi cintura. Cuando tus dedos exploran lunares trazando infinitos senderos que siempre te conducen hasta la esencia de mi vientre. Cuando dejas que mi respiración te cuente en secreto lo bonito que me haces sentir.

Si me observas despacito vas a descubrir tantas clases de sonrísas que mis labios pintan para ti como caricias inventas… cada noche. Si me miras en silencio y con amor comprenderás porqué me siento tan preciosa y especial cuando estoy contigo.

Rosa Vidal Ross, 2015.

Sigo adelante…

Sigo adelante sonríendo, sin dejar de creer que lo mejor está pasando en este momento. Sigo soñando aún a riesgo de no conseguir mis sueños. Sigo adelante con toda la buena energía que soy capaz de crear…para mi y para ti. Y si me detengo y miro atrás, es para agradecer y seguir mi travesía. Que a nadie le pido cuentas y no necesito juzgar a los demás para aliviar mi carga.

Sigo adelante cada día más ligera, más humana e imperfecta. Más feliz. Sigo mi camino aunque a veces no sé bien donde quiero ir, pero sí con quién deseo hacerlo. Y deseo sonrísas y miradas claras, amor del bueno y amigos de verdad. No tengo un plan b, tengo un abecedarío entero en cada uno de los idiomas del mundo, y si se agotan, inventamos un lenguaje nuevo que lleve piel y alma entre sus letras.

Sigo adelante y si cruzamos nuestros pasos quiero dejar en ti la niña y la mujer; el ángel y el demonio, mi verdad y mi mentira, mi talento y mis errores. Mi voz y mi corazón. Mis aromas y mis miedos. Sigo adelante y ojalá tú y yo nos encontremos para hacernos sencillamente, felices. Sigo adelante contigo o sin ti, porque no te necesito para nada , pero te quiero para todo. Y el regalo más valioso que te daré siempre es mi alegría, mi pasión por la vida. Sigo adelante…

Hace tiempo que dejé de preocuparme.

Hace tiempo que dejé de preocuparme por lo que piensan y dicen de mi, porque descubrí que la persona de quien más amor y respeto espero de es de mi misma. Me he cansado de personas vanales y vacias de emociones limpias y hermosas Ya no quiero en mi camino a los que cortan las palabras con indiferencia a golpe de cobardía y rencor; a los que tiñen mi cielo de pájaros que nunca vuelan y jamás lo harán.

Me sobran halagos que van vestidos de falsas intenciones, de abrazos que son frios, de amigos que solo tienen el nombre y no el tesoro. De amores que olvidaron la valentía y la pasión en alguna estación sin trenes. Ya no trato de ser coherente y lógica y dar lo que me piden, de ser tal como esperan los demás, porque ya no me asusta decidir y cambiar, girar mi rumbo y romper el mapa, aunque en el intento me pierda en un país sin nombre.

Hace algún tiempo descubrí quién deseo ser y aún sin haberlo conseguido, me gusta mi sonrísa y el brillo de mi ojos. Se que mi locura forma parte de mi alma y serme fiel a mi misma es el pasaporte que me lleva a tu corazón. Hace tiempo descubrí que me enamoran las personas auténticas, que no mienten y son generosas. Las que aman de frente y de verdad.

Inmarcesible.

Te detienes un instante de tu vida y descubres que exsiten personas envueltas en emociones que nunca se podrán marchitar…por más que vivamos mil nuevas historias que las empolven de silencios y olvidos que no lo son. Porque los recuerdos tienen tan mala memoria, que detienen entre la piel y el alma algunas secuencias como un guion de película que recorre nuestra mente una y otra vez y se resiste con la fuerza del viento a dejarlos volar.

Hay besos y caricias que no se marchitan aunque otros labios y otras manos sean ocupas de los tuyos. Hay sentimientos inmarcesibles como lo es el universo y el amor. Como la eternidad y el tiempo. Como la pasión que renace una y otra vez.. Te detienes un instante de tu vida y descubres que las flores que nunca se marchitan son las que nacen en tu corazón. Que las personas que nunca marchitan son las que florecen dentro de ti cada vez que las piensas…cada vez que las sientes.

Quédate con quien desnude tu alma.

La tracción mental es mucho más fuerte que la física. De una mente no te libras ni cerrando los ojos. La seducción de un cuerpo es efímera. La inteligencia y la personalidad te enamoran atrapandote para siempre.

La mente es el arma de seducción más poderosa del mundo y si te enamoras de ella, descubriras que es ilimitada la pasión, que es inagotable el amor. Que es imprevisible la aventura. Arriésgate y apuesta por alquien que sea capaz de desnudar también tu alma, porque tu cuerpo lo desnuda cualquiera.

Rosa Vidal Ross, 2015.

Huellas de arena y agua.

Hay personas que pasan por nuestra vida y quedan para siempre como una huella de arena y agua en la playa de nuestra vida… Aparecen y desaparecen como ecos de caracolas convirtiéndo el sonido de su voz en la canción más bonita. Así sus recuerdos quedan prendidos a los sentimientos y las emociones que nos han hecho sentir un día. Hay personas que aunque se marchen nunca se van del todo, porque para amarlas nunca fue imprescindible tenerlas a nuestro lado.

Rosa Vidal Ross, 2015.