Más allá del amor…

Más allá del amor, existe un lugar donde solo vuelan algunas historias, las que han sobrepasado la ligera línea que separa, los infiernos más dulces, de los paraísos más amargos.

Ahora sabes bien, que cuando has amado de verdad, sobran explicaciones, que nadie necesita ya…

Cuando caes y sientes que unos brazos te levantan y no permiten que te des por vencido; cuando te pierdes y otras manos te sostienen y te elevan; te acarician y te envuelven…

Te sientes en el lugar más hermoso del mundo, junto a tu persona favorita.

Que de los errores y tropiezos nadie está libre, ni yo. Tu tampoco. Y aprendemos que el lazo que te desata de la pesada carga, de lo que otros han dejado en tu vida, está hecho con hilos de ternura y paciencia.

Esta tejido de verdades y “ahoras”. Que amar también es dejar atrás pasados, que pesan tanto como hieren al presente, y eso sólo depende de uno mismo.

Cuando sabes en lo más profundo de tu ser, que el destino a colocado ante ti a una persona, por la que vale la pena apostar y jugarte todo, a una sola carta.

Entonces, sueltas las riendas de tus emociones; es cuando aún en el caos, te sientes a salvo.

Ya no deshojo flores rojas al caer el sol en busca de respuestas. Yo decido si quiero un si o un no, y comprendo el poder, que esas dos diminutas y poderosas, palabras tienen en mi camino… y en el tuyo.

Prefiero tumbarme contigo, mirar el mismo cielo, escuchar la misma canción. Saberme a tu lado me hace feliz.

Rosa Vidal Ross

Me declaro adicta.

Me declaro adicta a la gente real y verdadera, a los que no esconden ni ocultan. A los que llegan puntuales a la vida de quienes le quieren. A los que no necesitan perder a una persona, para echarla de menos… cuando ya no hay vuelta atrás. Por eso le dan su lugar, cuando todo está “a tiempo”.

Y creo en la sencilla e inexplorada ley del Universo, “que todo cuanto dejas a tu paso en la vida de los demás, vuelve como un potente boomerang a la tuya”. Me declaro adicta a los que ponen el alma y se dejan la piel por hacer felices, a los que, de una u otra forma, siempre están a su lado.

Rosa Vidal Ross