Una Jirafa en la ventana.

Cada día aparece ante nosotros, como si tuviéramos una máquina capaz de crearlos, como si se tratara de un inteligente cajero automático a nuestra disposición las veinticuatro horas del día. Y así, como no quiere la cosa, se nos olvida que cada una de las horas que vivimos son irrepetibles e irremplazables y no siempre ofrecen segundas oportunidades ni vueltas a empezar.

Nos paramos demasiado a analizar esto o aquello, y buscamos el porqué o el porqué no; el que habría pasado o pasará si hago esto o aquello, y en ese laberinto de preguntas, se nos olvida que la esencia del ser humano y la más extraordinaria cualidad, reside en la “sencilla curiosidad” de abandonarnos a los sentidos.

Dejar que la intuición, la sensibilidad y la inteligencia hagan su trabajo, sin reservas ni ataduras. Permitirnos, simplemente, que cada error y equivocación sean los pequeños milagros de cada día, que nos permiten ser un poco mejores. Las aventuras que nos recuerdan porque merece la pena vivir. Porque merecen la alegría las personas, que a pesar de su aparente coraza, están hechos de acero inolvidable.

A veces, no tienen que cambiar las cosas, sino aprender a mirar con distintos ojos.

 

Rosa Vidal Ross.© Copyright 2016.

Anuncios

Mi locura.

No quiero que me comprendas ni que intentes saber qué pasa en mi cabeza, porque a veces no lo sé ni yo…No sé bien porque mi locura puede más que mi cordura, pero he aprendido a aceptarme tal como soy, esa es la única forma de vivir que conozco. No quiero que esperes encontrar en mí a una persona que nunca seré. Sólo quiero que me quieras. Que me abraces y me beses. Y encuentres algo nuevo en mí, que te vuelva a enamorar cada día… aunque no me entiendas jamás.

Rosa Vidal Ross ©Copyright 2016

Lo bello tiene también un lado oscuro.

Lo bello también tiene un lado oscuro. Dicen que perdemos a personas en el transitar de nuestra vida, pero ¿Quién pierde a alguien que no desea olvidar? Arrastramos culpas envueltas en cargas pesadas, y con ellas cabalgamos por cielos e infiernos, buscando perdones que a veces, no llegan nunca. ¿Y por qué sentir que hemos fallado, que no hemos sido aquella persona que los demás esperaban ?

Nadie extravía sentimientos que son verdaderos, los dejamos sobre manos ajenas y en amores ingratos, y creemos que de ahí partirán a un lugar hermoso… Y olvidamos una y otra vez, que el verdadero sentido de la vida es quererte, querer y que te quieran. Nada se pierde en ningún lugar, nadie falla a nadie, cada uno comete las equivocaciones que quiere y necesita vivir.

Cada uno hace explotar sus sueños, como fuegos artificiales, y los transforma en las locuras imprescindibles, para teñir su alma del color que elija. Nunca el tiempo cura heridas, sino uno mismo es quien decide que el alma se cura con agua salada y por ello se lanza al mar. A tantos océanos como deseemos.

Necesitamos perdonar todo lo que llevamos dentro y a nosotros mismos, para contemplar nuestra sombra, con cada una de las luces con las que llegamos este mundo… Ahí, quizás lleguemos a descubrir, que nuestro lado oscuro, tiene también un lado bello.

Rosa Vidal Ross © Copyright 2015

Nada es para siempre.

La vida está llena de contínuos finales que nos conducen a irrepetibles comienzos. De personas que llegan y van; que dejan en nuestra vida los aromas y sabores que existen en el mundo. De amores que terminan para que otros comiencen y puedan llegar a ser…

De ciudades que bajo nuestros pies crean historias y así…van forman parte de nuestros recién estrenados sueños. De cielos que cierran noches que han sido frias, esas que tal vez nunca volveríamos a vivir.

De amaneceres sembrados de miradas que sin hablar lo dicen todo, esos… que repetiríamos mil veces más. La vida está llena de inolvidables adioses, que traen de la mano inevitables y maravillosas llegadas…

Rosa Vidal Ross

Seriamente hará lo imposible.

Nadie te completa ni hace la mejor versión de ti . Nadie recompone tu vida, ni tan siquiera pega los trocitos rotos que otros han abandonado. Nadie tiene más poder que el que tú quieras darle, como tampoco necesitas que otros te valoren para entender todo lo valioso que hay en ti.

Comprendes tarde o temprano, que sólo merece un lugar privilegiado en tu vida aquella persona que te demuestra cuál es tu lugar en la suya. A veces, cuando otros lo entienden incluso es demasiado tarde, pero esa ya no es tu historia… porque cada una de las personas que aparecen en nuestra vida, nos enseñan algo: unas lo que no queremos y así aprendemos; otras por lo quien sí merece la pena luchar hasta el último aliento de pasión.

Nadie merece que renuncies a ser feliz. Y aquel que de verdad te ama, sólo necesita un instante para entrar con su mirada en la tuya y comprender que el que quiere puede. Y si alguien quiere seriamente ser parte de tu vida, seriamente hará lo imposible por estar en ella.

Rosa Vidal Ross © Copyright 2015

Enamorarse es sólo el principio.

Enamorarse sólo es el principio del amor. Es sólo el primer paso en el camino. Sólo el primer amanecer que contemplar en nuestra travesía juntos. La verdadera magia de la historia no es sólo enamorarse, sino amar. Para enamorarse tal vez, no es imprescindible conocer bien a la otra persona, pero para amarla sí.

Necesitamos profundizar en sus emociones y explorar en su alma. Oler su piel y su cabello. Escuchar la canción de su corazón. Tocar sus manos y sentir el cruce de su mirada. Necesitamos merendar con sus defectos y tomar café con sus equivocaciones y al hacerlo ser felices. Besar sus miedos.

Para amar de verdad es necesario escuchar su risa y probar el sabor de sus lágrimas.Y para ello necesito el tiempo que recorren cada noche las estrellas en busca de su luna favorita. Quiero la presencia de tu silueta dibujada por los infinitos momentos que nacen de las palabras más hermosas del mundo. Enamorarse es maravilloso. Sin embargo es sólo el principio.

Nos enamoramos cuando nos sentimos atraídos y rompemos frente a él o ella los muros que nos separan de los demás. Amámos cuando impulsados por la atracción y el deseo; la sensibilidad y la inteligencia; la generosidad y la valentía, ponemos en una balanza lo bueno y lo malo de esa persona y decidimos entregarnos. Cuando lo apostamos todo a una sola carta y nos la jugamos con todas las consecuencias.

Enamorarse es algo inconsciente. Amar es una decisión consciente. Y aún no sabiéndo qué pasará, sabes que amas de verdad cuando tu mundo es mucho mejor con su presencia. Cuando consigue que saques al sol la mejor versión de ti mismo.

Amar es sentir que los mejores momentos están hechos de fotografías que captan los blancos y los negros, las alegrías y las tristezas. Cuando se tiene todo y cuando se ha perdido todo. Porque lo verdaderamente importante es tenerse uno al otro.

Rosa Vidal Ross.

Lo que algunos dicen que es amor.

Lo que algunos dicen qu es amor.

Lo que algunos hacen en nombre del amor, no es amor. Lo que algunos dicen en nombre del amor, no es amor. El amor no te humilla, y te parte en dos. No hunde a tu alma, en el pozo más profundo. El amor verdadero no te insulta, no te mata, no te hace llorar de dolor. El amor del bueno, no te ofende ni te pisa. No ensucia tu nombre ni tu rostro, no maldice tu piel ni tu sonrísa.

En nombre del amor algunos, se creen en posesión de la verdad más tóxica y con ella envenenan cada rio del que tomas agua. Si has amado de verdad a una persona, aunque ya no esté en tu vida, la respetas, la valoras y dejas que siga su vuelo y con él, su propia vida. Quizá la forma más auténtica de conocer a alguien, es comprobar como te trata cuando ya no te necesita.

El amor es desear a esa persona, lo más hermoso del mundo, aunque tú ya no se lo puedas dar. No quiero en mi vida a nadie en nombre de un amor, que no es amor. No quiero historias que son solo letras cosidas a destiempos y egoísmo. Si quiero vivir las pequeñas historias de cada día y cada noche. Tejidas con pequeños gestos y grandes sueños. Con diminutos paisajes enredados entre sábanas blancas y sencillas realidades.

Si quiero pequeños amores que sean sólo uno… que me enamore cada vez que despierto. Que me abrace cada vez que duermo. Que me bese cada vez que me pierdo. Y no necesite preguntar de donde proviene mi locura, porque ella también forma parte de mi alma.

Rosa Vidal Ross © Copyright 2010-2015

Tu última flecha.

No hay mejor pregunta que una mirada y no hay mejor respuesta que una sonrisa. Cuando las palabras ya no cuentan nada nuevo, es el momento de dejar que sean las emociones las que hablen y nos cuenten las historias que se han cosido con amor.

Cuando se quiebre tu arco y hayas lanzado tu ultima flecha, dispara…Dispara con todo tu corazón. Y no dejes escapar aquello que te hace feliz, realmente feliz. No permitas que tu orgullo te gane el pulso.

La aventura más valiosa quizás no será llenar de sueños nuestras vidas, sino de hacer de cada momento algo especial, y conseguir que cada persona que cruza la nuestra, se lleve lo mejor que llevamos dentro. Y cuando piense en ti, se le escape una sonrísa en su deseo de volver a abrazarte, sin más…

Rosa Vidal Ross © Copyright 2010-2015

Mi lado oscuro.

Enamórate de mi lado oscuro,
de mi lado malvado,
del lado que nadie le gusta,
porque del otro lado
cualquiera se enamora.

Enamórate de mis malos momentos,
de mis inseguridades y mis defectos,
de mis caprichos y mis tonterias,
porque de mi lado brillante y seductor
cualquiera se enamora.

Enamórate de mi inmadurez,
de mi tozudez y mi impaciencia,
de mi parte salvaje e imprevisible,
porque de mi lado pasional e irresistible,
cualquiera se enamora.

Enamórate de mi locura,
porque de mi lado sereno,
ya te has enamorado.

Rosa Vidal Ross © Copyright 2010-2015

En mi meta estás tú.

Pedir perdón no siempre significa que estamos equivocados y que el otro está en lo cierto. Simplemente significa que valoramos una relación mucho más que a nuestro ego.

Te quiero mucho más a ti, que a las razones que no habitan en mi corazón y si en mi mente. Te necesito más a ti, que al orgullo que se queda a vivir en mi ignorancia y no en mi alegría.

Te pido perdón y aligero mi paso, me siento más libre y me alivia sentirme libre de cargas. Necesito correr y sentir el viento en la cara. Al final los obstáculos son esas cosas terribles, que aparecen cuando quitamos la mirada de la meta. Y en mi meta estás tú.

Rosa Vidal Ross © Copyright 2010-2015