No es el tiempo, es el amor.

No es el tiempo que compartimos con una persona, ni los días, meses o años. No es lo que tiene ni lo que es. Es, sencillamente lo que compartimos. Las emociones que nos hace sentir y como atraviesan nuestro corazón para siempre.

Son las sensaciones que nos recorren desde la piel hasta el alma, con tan sólo una mirada. Son las poderosas palabras que se quedan a vivir en la comisura de nuestra sonrísa. No es el tiempo lo que marca el cruce de algunas personas a lo largo de nuestra vida. Es el amor.

Rosa Vidal Ross © Copyright 2015

Lo que te hace diferente.

Seguir cuando crees que no puedes más, es lo que te hace diferente a los demás. Por eso eres especial. Recuerda siempre las promesas que te has hecho, y lo importante que es serte fiel a ti mismo. Tu locura es tuya y de nadie más. Tus equivocaciones, tus incoherencias, tus tropiezos y tus vueltas a empezar, esas… también te pertencecen. No des tantas explicaciones, los demás no las necesitan. Sonreír cuando crees que no puedes más… es lo que te hace diferente a los demás.

Rosa Vidal Ross © Copyright 2015

Una chica que lee.

Si te llegas a encontrar una chica que lee mantenla cerca, y cuando a las dos de la mañana la pilles llorando y abrazando el libro contra su pecho, prepárale una taza de té y consiéntela. Es probable que la pierdas durante un par de horas pero siempre va a regresar a ti. Hablará de los protagonistas del libro como si fueran reales y es que, por un tiempo, siempre lo son.

Le propondrás matrimonio durante un viaje en globo o en medio de un concierto de rock, o quizás formularás la pregunta por absoluta casualidad la próxima vez que se enferme; puede que hasta sea por Skype.

Sal con una chica que lee porque te lo mereces. Te mereces una mujer capaz de darte la vida más colorida que puedas imaginar. Si solo tienes para darle monotonía, horas trilladas y propuestas a medio cocinar, te vendrá mejor estar solo. Pero si quieres el mundo y los mundos que hay más allá, invita a salir a una chica que lee.
O mejor aún, a una que escriba.

Seriamente hará lo imposible.

Nadie te completa ni hace la mejor versión de ti . Nadie recompone tu vida, ni tan siquiera pega los trocitos rotos que otros han abandonado. Nadie tiene más poder que el que tú quieras darle, como tampoco necesitas que otros te valoren para entender todo lo valioso que hay en ti.

Comprendes tarde o temprano, que sólo merece un lugar privilegiado en tu vida aquella persona que te demuestra cuál es tu lugar en la suya. A veces, cuando otros lo entienden incluso es demasiado tarde, pero esa ya no es tu historia… porque cada una de las personas que aparecen en nuestra vida, nos enseñan algo: unas lo que no queremos y así aprendemos; otras por lo quien sí merece la pena luchar hasta el último aliento de pasión.

Nadie merece que renuncies a ser feliz. Y aquel que de verdad te ama, sólo necesita un instante para entrar con su mirada en la tuya y comprender que el que quiere puede. Y si alguien quiere seriamente ser parte de tu vida, seriamente hará lo imposible por estar en ella.

Rosa Vidal Ross © Copyright 2015

Enamorarse es sólo el principio.

Enamorarse sólo es el principio del amor. Es sólo el primer paso en el camino. Sólo el primer amanecer que contemplar en nuestra travesía juntos. La verdadera magia de la historia no es sólo enamorarse, sino amar. Para enamorarse tal vez, no es imprescindible conocer bien a la otra persona, pero para amarla sí.

Necesitamos profundizar en sus emociones y explorar en su alma. Oler su piel y su cabello. Escuchar la canción de su corazón. Tocar sus manos y sentir el cruce de su mirada. Necesitamos merendar con sus defectos y tomar café con sus equivocaciones y al hacerlo ser felices. Besar sus miedos.

Para amar de verdad es necesario escuchar su risa y probar el sabor de sus lágrimas.Y para ello necesito el tiempo que recorren cada noche las estrellas en busca de su luna favorita. Quiero la presencia de tu silueta dibujada por los infinitos momentos que nacen de las palabras más hermosas del mundo. Enamorarse es maravilloso. Sin embargo es sólo el principio.

Nos enamoramos cuando nos sentimos atraídos y rompemos frente a él o ella los muros que nos separan de los demás. Amámos cuando impulsados por la atracción y el deseo; la sensibilidad y la inteligencia; la generosidad y la valentía, ponemos en una balanza lo bueno y lo malo de esa persona y decidimos entregarnos. Cuando lo apostamos todo a una sola carta y nos la jugamos con todas las consecuencias.

Enamorarse es algo inconsciente. Amar es una decisión consciente. Y aún no sabiéndo qué pasará, sabes que amas de verdad cuando tu mundo es mucho mejor con su presencia. Cuando consigue que saques al sol la mejor versión de ti mismo.

Amar es sentir que los mejores momentos están hechos de fotografías que captan los blancos y los negros, las alegrías y las tristezas. Cuando se tiene todo y cuando se ha perdido todo. Porque lo verdaderamente importante es tenerse uno al otro.

Rosa Vidal Ross.

La vida es maravillosa.

No pierdas más tiempo del necesario con las personas que no te dan los abrazos que necesitas y las sonrísas que te calman. No te dentengas mucho más tiempo en aquellos lugares donde las miradas se visten de engaños y las manos llegan a destiempos y frias.

Deja ir todo aquello que pesa en tu mochila, más de lo que eres capaz de sostener y sobre todo, no te culpes si después de dar lo mejor de ti, te hacen sentir que no eres capaz de tocar las estrellas.

Descubrirás, que justo cuando despejes de tu horizonte todas las letras que te quitan el aire, aparecerán las palabras sencillas y auténticas que curan tus heridas. Porque las cicatrices son la verdadera belleza de las personas que cruzan nuestra vida.

Rosa Vidal Ross.