Enamorarse es sólo el principio.

Enamorarse sólo es el principio del amor. Es sólo el primer paso en el camino. Sólo el primer amanecer que contemplar en nuestra travesía juntos. La verdadera magia de la historia no es sólo enamorarse, sino amar. Para enamorarse tal vez, no es imprescindible conocer bien a la otra persona, pero para amarla sí. Necesitamos profundizar en sus emociones y explorar en su alma. Oler su piel y su cabello. Escuchar la canción de su corazón. Tocar sus manos y sentir el cruce de su mirada. Necesitamos merendar con sus defectos y tomar café con sus equivocaciones y al hacerlo ser felices. Besar sus miedos.

Para amar de verdad es necesario escuchar su risa y probar el sabor de sus lágrimas.Y para ello necesito el tiempo que recorren cada noche las estrellas en busca de su luna favorita. Quiero la presencia de tu silueta dibujada por los infinitos momentos que nacen de las palabras más hermosas del mundo. Enamorarse es maravilloso. Sin embargo es sólo el principio.

Nos enamoramos cuando nos sentimos atraídos y rompemos frente a él o ella los muros que nos separan de los demás. Amámos cuando impulsados por la atracción y el deseo; la sensibilidad y la inteligencia; la generosidad y la valentía, ponemos en una balanza lo bueno y lo malo de esa persona y decidimos entregarnos. Cuando lo apostamos todo a una sola carta y nos la jugamos con todas las consecuencias.

Enamorarse es algo inconsciente. Amar es una decisión consciente. Y aún no sabiéndo qué pasará, sabes que amas de verdad cuando tu mundo es mucho mejor con su presencia. Cuando consigue que saques al sol la mejor versión de ti mismo.

Amar es sentir que los mejores momentos están hechos de fotografías que captan los blancos y los negros, las alegrías y las tristezas. Cuando se tiene todo y cuando se ha perdido todo. Porque lo verdaderamente importante es tenerse uno al otro.

Rosa Vidal Ross © Copyright 2010-2015

Anuncios

Regla sencilla.

Regla sencilla:
Si alguien no te da lo que mereces, necesitas y deseas, el problema no es de esa persona, es sólo tuyo. Si una persona no te valora, no te responde como esperas y no tienes en su vida el lugar que ella tiene en la tuya, el problema no es suyo. Es sólo tuyo. Recuérdalo la próxima vez que hagas responsable a los demás de tu felicidad. Ella lo tiene claro, ahora falta que lo tengas tu también.

Rosa Vidal Ross © Copyright 2010-2015

Daría Mi Vida. (DMV)

Y dormir no es lo mismo si tú no estás a mi lado. Porque los sueños entre tus brazos viajan solos a lugares que solo existen entre tu piel y la mia. Respirarte hasta penetrar en tu alma y ahí quedarme a dormir.

Ya no es lo mismo envolver mi cuerpo entre sábanas que no están tejidas con las caricias de tus dedos. Por eso y por mil razones más, te echo de menos cada noche cuando la ciudad en silencio me dice que tu no estás a mi lado…

Y daría mi vida por amarte esta noche.

Rosa Vidal Ross © Copyright 2010-2015

Vale la vida.

Merece la vida cada una de las lágrimas que he derramado porque de ellas he aprendido que mi fortaleza es infinita y han llenado de luz mi sonrísa.

Merece la vida cada tropiezo y error que he cometido, porque de ellos he aprendido que siempre merece la pena seguir adelante.

Vale la vida cada persona que he conocido, amado y valorado, porque de ellas he aprendido a ser humilde y generosa.

De cada fracaso y decepcción ha nacido una mujer dispuesta a mirar al sol cada nuevo día; a caminar por la orilla y sentir que nunca estoy sola…en algún lugar del universo siempre hay alguien que me cuida. Alguien que me ama.

Merece la vida cada momento que deseo vivir contigo.

Rosa Vidal Ross © Copyright 2010-2015
https://www.youtube.com/watch?v=PnGNWFV6Rak

Dime que sí puedes.

Dime que sí puedes…que lo vas a intentar de nuevo una y otra vez tantas veces sea necesario. Dime que sigues teniendo pasión en cada centímetro de tu piel, que tu sonrísa vuelve a florecer y que tus ojos brillan con impetuosa valentía.

Dime que sí puedes ir por ese sueño que un día fue protagonista de tus conversaciones…. lo recuerdas? Prometíste no darte jamás por vencido, aunque los demás dejarán de creer en ti, tú nunca renunciarías y dejarías de luchar por aquello que llevas dentro de tu alma.

Ahora es ese día y necesito que te levantes, respires, alces la mirada y la lleves a ese punto en el horizonte donde siempre es posible hacer realidad tu sueño. Nunca podrás cruzar el océano si no tienes la valentía de perder de vista la orilla. Por si lo has olvidado: Puedes contar conmigo siempre.

Rosa Vidal Ross © Copyright 2010-2015

Kiss me stupid.

No te contagies de la rabia y el odio de los demás. De la apatía y la desilusión de otros. De la confusión y la decepción del resto de la gente. Enamórate de la vida y de aquellos que están llenos de proyectos; de inspiración y de alegría. El tiempo pasa muy rápido y los días y sus noches vuelan, y cuando comprendes muchas cosas importantes para ti, ya han pasado unos preciosos momentos, que nunca más volverás a vivir.

Hay gente que pasa por tu vida, con el propósito de hacerte más feliz, más sabio, más generoso. Pon a flor de piel tu maravillosa intuición y no los dejes escapar de tu lado, porque tal vez nunca vuelvan a regalarte su sonrisa.

Déjate de tonterias y vive de la forma y el modo que a ti te hace feliz. Abraza, ama, desea… Y sobre todo besa siempre que las explicaciones y las respuestas estén de más…A veces, un beso lo cura todo. Hay un secreto que guardas debajo de tu piel y traspasa cualquier tiempo y espacio; cualquier universo y estrella, y él te guiará cuando creas haberte perdido.

Brinda por cada experiencia que vivas, sea buena o mala, porque a través de ellas, reunirás millones de instantes, hasta llegar a ser la esencia de quien eres. Sé tú, pase lo que pase…Y sé feliz !!

Rosa Vidal Ross, 2015.

Equipaje.

   

A veces descubres que has pasado una parte de tu vida intentando dar a los demás aquello que esperaban de ti. Has querido complacer esa parte de sus expectativas, olvidando por momentos tus propios deseos y con ellos el anhelo de hacer realidad tus propios sueños y no sólo los suyos.

A veces comprendes que has pasado más tiempo del necesario en esa tierra entre el cielo y el infierno, donde has plantado semillas con nombre de frutas que nunca querrás comer. A veces sientes en lo más profundo de tu ser que ha llegado el momento de dar el salto y decirle al mundo, que sin miedo y con locura vas a por todas…Y para ello no necesitas más equipaje que tu propia valentía. Qué esta vez vas desnudo donde quiera que vayas, aunque te pierdas, porque lo esencial lo llevas dentro.

Hoy decides dejar colgado en una percha aquello que te impide ser tú. Porque tu alma apenas necesita de ropas que retrasen el viaje. Nada más especial para tu sonrísa, que la luz y el calor que nacen de tu pasión y te lanzan a las estrellas para que vivas lo que tengas que vivir.

A veces, es cuestión de un segundo…

A veces todo es cuestión de un segundo. Un excepcional e increíble segundo que deja atrás toda una vida para dar comienzo a un presente, que trae de la mano un ahora bañado de infinitas posibilidades de volver a intentarlo. Recuerda que a veces un gesto, una palabra, una llamada, una sensación o una emoción, lo cambian todo para siempre.

Nunca olvides que el mismo instante que te hizo creer que nada era posible y que jamás lo conseguirías, ahora se viste de esperanza y te dice: Vamos, sigue adelante…eres más fuerte y valiente de lo que crees. No te das cuenta que por difícil y duro que parezca, todo…absolutamente todo lo que vives tiene algo de positivo y enriquecedor…? No vivir lo que deseas también te permite aprender lo que necesitas. 

Yo se bien que hay instantes que llevan prendido la presencia de personas únicas e inolvidables. De momentos que te emocionarán y te harán comprender que, a veces lo que no sucede en toda una vida….ocurre en un segundo. Y puede ser ahora. A veces, todo es cuestión de un segundo.

Rosa Vidal Ross, 2015.

Un instante que dura toda la vida.

Si te quedas un instante en ese trozo del mundo donde llegan los amores que son imposibles y siempre lo serán, verás como aparecen envueltos en la brisa, tantos te quieros como personas los han pronunciado sin esperar nada a cambio. Sé bien que hay historias que cabalgan entre nubes y como sombreros blancos, cubren cabezas de amores que nunca se tendrán…. y no por ello, dejarán de amarse.

Si en silencio mirás por la noche las estrellas más lejanas, entenderas que hay hombres y mujeres que impacientes las miran esperando respuestas de unos ojos que no ven y de una boca que ya no besan. Y no por ello dejan de soñar que en cualquier atardecer templado, sonará el teléfono y escucharán la voz que estremece su alma.

El universo está sembrado de planetas y emociones, de soles y pasiones a la espera del milagro que los abrace para siempre. Porque hay amores que han durado un instante y permanecerán toda una vida juntos.

Máldito amor. Bendito amor.

Me doy a ti envuelta en cada una de las luces que se encienden cuando me dices te quiero. Y me entrego a ti… aún sabiendo que sufriré, inevitablemente…Porque es muy difícil que me quieras como yo te quiero, de la misma forma e intensidad; con las mismas ganas y deseos. Con las mismas palabras y sabores. Y nos damos, nos ofrecemos, nos entregamos… y dejámos nuestro cuerpo y nuestra alma en otros brazos y otras vidas.

Nos quedamos a vivir en la mente y en el corazón de otros, y ahí observamos en qué nos convertimos cuando somos vulnerables y adictos al máldito amor. Al bendito amor. Que nos eleva y nos retuerce; nos incomoda y nos lanza a las estrellas y convierte nuestro aire en suspiros hechos de impaciente deseo; de envolvente ternura. De inagotable locura. Y nos descoloca irreverente de nuestra vida para dejarnos así… como si nada, en otras vidas. En la mirada de quien amámos. Entre sus manos.