París es siempre una buena idea.

A veces, sin darnos cuenta, dejamos de querernos un poquito y así, descubrimos que no tenemos tanta fortaleza para seguir adelante. Nunca te arrepientas de dar lo mejor que hay en ti, por alguien que lo merece, aunque en esa elección te equivoques. Si tienes que elegir, siempre será mejor ponerse al lado de los sentimientos que te convertirán en mejor persona, que proteger tu corazón hasta convertirlo en piedra. Y eso no significa que no falles, sino que lo has intentado, y luchar… es sólo cosa de valientes. Un día me perdí en París, y ni con el mapa entre las manos, supe orientarme… entonces, deje que fuera mi instinto quien me guiase y descubrí que París, como la vida, es siempre una buena idea.

Rosa Vidal Ross ©Copyright 2016

Anuncios

Nieve en primavera.

Sin saber cómo ni por qué hay personas que aparecen en nuestra vida como sacadas, por arte de magia, del sombrero de un mago loco, y hacen que nuestros días, los mismos de siempre, sean “tocados” por nieve en primavera. No subestimes a cada uno de los seres que cruzarán tu camino, porque nunca sabes en quienes se convertirán en tu historia.

Dejamos unas islas para recalar en playas que nos conducen a otras islas… diferentes, únicas y fascinantes. Mares donde hay más soles quedías; más lunas que noches; más amor y pasión del que puedas necesitar en una sola vida. Más amistad y complicidad de la que puedas imaginar.

Por eso te digo, que sin saber cómo ni por qué, hay personas que van a llegar a tu isla como nieve en primavera. A veces, tan sólo es cuestión de mirar al cielo y dejar que todo suceda…

Rosa Vidal Ross ©Copyright 2016

Cuando llegué, tú ya estabas…

Cuando yo llegué aquí, tú ya estabas, así que siempre tendrás ventaja sobre mí, por mucho que yo vuele. Me conoces mejor que yo, porque desde donde tú estás la perspectiva de las cosas y la luz con la que me ves es transparente como tu amor por mí.

He pensado que las palabras más sinceras y llenas de emoción se dicen a aquellos que queremos, cuando ya se han ido. Y no sé bien cuál es ese lugar donde vamos después de aquí.

Ahora puedo llamarte cada vez que te necesito, y por supuesto siempre estás…. para mis problemas, mis locuras, mis inseguridades, mis fracasos y mis tropiezos que según tu, nunca lo son. Tan sólo son lecciones, nada más. Me has dicho siempre: Esa sensibilidad tuya te va a matar…. Y qué razón tienes, como siempre.

Sí te necesito siempre te encuentro allá donde quiera que estés, porque dejas tu escondite secreto para venir hasta mi y darme uno de esos abrazos balsámicos que recomponen mi universo entero. Pero, no sé donde ir a buscarte cuando ya no estés aquí, nunca lo hemos hablado ni hemos ideado un plan. Se me ha ocurrido un “punto de encuentro” de esos que hay en algunos lugares donde hay mucha gente y se pueden perder.

Y entre todos ellos, el que más me gusta está sobre mi cabeza, allí arriba donde el azul del cielo se vuelve ocre y miel en el atardecer. Siempre aparece una estrella que brilla más que el resto, y poco me importa su nombre, porque sé que quien la enciendes eres tú.

Siempre me dices: Sólo llega al corazón lo que sale el corazón. Me lo has puesto fácil, porque cada instante que te quiero siento como llego a tu corazón. Y ese es mi lugar favorito. Esta carta es para ti.

Ahora que puedes recibirla y leerla. Ahora que estamos a tiempo, y nos encontramos bajo la misma estrella. Lo más importante que quiero decirte es que soy como soy gracias a ti, porque has llenado mi vida de millones de pequeños “milagros”. Que te quiero,mamá y te voy a querer siempre.

Dedicado a todas las madres.

Rosa Vidal Ross ©Copyright 2016

Lo que te hace feliz.

No te conformes si lo que estás viviendo, no es lo que te hace feliz. Rodéate de personas que te valoran y te demuestran lo que significas para ellos, lo que sienten por ti, sin perder un instante de vida. La verdad, a veces es silenciosa y tarda más en llegar, pero te aseguro que llega. Huye de luces y escaparates que solo alumbran mentiras y personas que se visten con ellas.

Cuando dejas de creer lo que otros piensan y dicen de ti, empiezas a descubrir quién dejas de ser, para convertirte en quien realmente eres. Si lo que das es amor, debes recibir amor. Si lo que ofreces es cariño y alegría, debes recibir lo mismo. No te conformes si lo que estás sintiendo no te hace feliz, porque un día cualquiera descubrirás, que todo cuanto necesitas para ser feliz, depende más de ti, y de lo que permitas o no, que de lo que otros hacen o deshacen en tu vida.

Rosa Vidal Ross ©Copyright 2016

Mi locura.

No quiero que me comprendas ni que intentes saber qué pasa en mi cabeza, porque a veces no lo sé ni yo…No sé bien porque mi locura puede más que mi cordura, pero he aprendido a aceptarme tal como soy, esa es la única forma de vivir que conozco. No quiero que esperes encontrar en mí a una persona que nunca seré. Sólo quiero que me quieras. Que me abraces y me beses. Y encuentres algo nuevo en mí, que te vuelva a enamorar cada día… aunque no me entiendas jamás.

Rosa Vidal Ross ©Copyright 2016

Tocar la vida de alguien.

En la vida hay personas importantes y otras no tan importantes para ti. Personas que se cruzan en tu vida y la tocan con amor o sin cuidado y continúan…

Existen personas que se alejan y tú suspiras con alivio y cuestionas porque tuviste que haber tenido contacto con ellas…

Existen personas que se alejan y tú suspiras con nostalgia y te cuestionas porque tuvieron que alejarse y dejar ese enorme vacío en ti.

Existen personas que nos hacen felices por el simple hecho de haberse cruzado en nuestras vidas. Piensas en todas aquellas personas que han pasado por tu memoria, miras a los presentes y te cuestionas tantas cosas…

En la vida hay personas que vienen y otras que se van y cada una de ellas deja huella en nosotros y descubres que estas hecho de pequeñas piezas de todas aquellas que han pasado por tu vida.

Yo soy parte de todo aquello que he encontrado en mi camino, yo tengo una parte de ti, y en cierta manera estoy hecha de pedacitos… de algún pedacito tuyo y seguro que en ti, también encontrarás alguno mío. Si seguimos juntos o si algún día nos tenemos que separar… Gracias por tocar mi vida.

El que alguien ” toque” mi vida es un privilegio, tocar la vida de alguien es un honor, pero ayudar a que otros toquen sus propias vidas…es una de las experiencias más hermosas de la vida.”

Rosa Vidal Ross ©Copyright 2016

Cuando te olvidas de florecer.

A veces, si maduras mucho, te pudres y si creces muy rápido te olvidas de florecer. Si organizas excesivamente tu vida, olvidas la espontaneidad por el camino y si pretendes que todo sea tal como tú deseas, la vida te deja de sorprender.

A veces, es todo más sencillo y tu actitud ante cualquier cosa define más como eres, que todo lo que los demás opinan de ti. A veces, sonreír ante los problemas, no te hace parecer una persona ingenua, quizá te convierte en un ser inteligente y único. A veces, querer bien, no es darlo todo, es dar lo mejor que tienes.

Rosa Vidal Ross ©Copyright 2016

Volar con el corazón.

A veces perdemos las alas en el camino, tan sólo para aprender que también podemos volar con el corazón. Y desde allí, al detener nuestro vuelo y lejos de perder el viaje, aprendemos a ver todas aquellas cosas que perdemos de vista, cuando volamos muy alto. Con la piel en la tierra y los brazos abiertos, comprendemos que desde abajo también somos fuertes, humildes y valientes. Así, tal vez tardemos más tiempo en llegar… pero llegaremos con quien deseamos llegar.
Rosa Vidal Ross ©Copyright 2016