La vida es un carnaval.

Pasamos días, semanas, meses, e incluso años, caminando, volando y visitando estaciones en las que siempre somos viajeros de paso. Cruzamos miradas en ojos ajenos, que tal vez nunca más volveremos a ver. Ofrecemos sonrisas a personas que nos impactan desde la distancia, y nunca sabemos bien porqué nos hacen sentir “ese” algo especial, en tan solo unos segundos, a través de un rostro desconocido que nos envuelve, y nos lleva a viajar lejos, muy lejos…

Y entonces, la vida, caprichosa como siempre, nos recuerda que no hay reglas ni mandamientos que cumplir. Que todo es como tiene que ser, así sin más… que la persona que cruza nuestra vida como un relámpago, y nos atraviesa el alma, es la que tiene que llegar. Bendita y maldita tela de araña, que teje con exquisita precisión una tela de hilos pegajosos y dulces, en las que todos, antes o después, quedaremos atrapados…Entonces nos ponemos la máscara, porque la vida es un carnaval.

Rosa Vidal Ross.

Perdidos.

La personas que se pierden no son las más desorientadas, torpes ni indecisas. Tal vez, son las que más lo intentan, las que más buscan, las más incansables… tanto que saben que sin pasión, casi nada es posible. Las personas que se equivocan no son las menos inteligentes, tal vez son las más sensibles e intuitivas, y por ello arriesgan a una sola carta, todo aquello que merece la vida. Las personas que se pierden, salen al mundo sin espada ni brújula. Y a veces, en ese camino, descubren que es necesario perderse una y mil veces, para poder encontrarse.

Rosa Vidal Ross.

Las personas dulces.

Las personas dulces no son ingenuas ni estúpidas ni indefensas.. De hecho, son tan fuertes que pueden darse el lujo de no usar ninguna máscara. Libres para ser vulnerables, libres de sentir emociones, y libres de correr el riesgo de ser feliz.

Tu aventura.

La vida es demasiado corta para preocuparse por lo que otros dicen o piensan de ti . Diviértete y dales algo de qué hablar…A fin de cuentas, es tu aventura.
Hagas lo que hagas, encontrarán algo que juzgar. Deja lo mejor de ti en cada una de las personas que cruzan tu vida y merecen la pena. Conoce mundo, pero sobre todo trata de conocer el mundo interior de las personas que te brindan su tiempo, su amistad y su amor. Es el más fascinante. Y sobre cualquier otra cosa en el mundo, sé tú. Y nunca dejes de utilizar tus poderes mágicos.

Rosa Vidal Ross.

Amigos.

Llegan cuando nos perdemos hasta de nosotros mismos y nos envuelven haciéndonos sentir que están ahí… simplemente a nuestro lado. Nos escuchan, nos sonríen, nos arropan y nos cuentan muy bajito, al oido, todo lo maravilloso que nos queda todavía por vivir. Posiblemente ya han camino en zapatos parecidos a los nuestros y saben bien como son las huellas que dejan en la arena. Llegan cuando otros se marchan y descubrimos que siempre han estado aquí. Maravillosos amigos que nos cuidan.

Rosa Vidal Ross

Nada es para siempre.

La vida está llena de contínuos finales que nos conducen a irrepetibles comienzos. De personas que llegan y van; que dejan en nuestra vida los aromas y sabores que existen en el mundo. De amores que terminan para que otros comiencen y puedan llegar a ser…

De ciudades que bajo nuestros pies crean historias y así…van forman parte de nuestros recién estrenados sueños. De cielos que cierran noches que han sido frias, esas que tal vez nunca volveríamos a vivir.

De amaneceres sembrados de miradas que sin hablar lo dicen todo, esos… que repetiríamos mil veces más. La vida está llena de inolvidables adioses, que traen de la mano inevitables y maravillosas llegadas…

Rosa Vidal Ross